DEBRISFROMAUTHOR1.WORDPRESS.COM

.

.

viernes, 26 de diciembre de 2008

Robert Wyatt - Rock bottom (1974)

Serie : Colaboraciones Mike Oldfield




http://www.freekmagazine.com / Autor: Salvador Catalán

Nació en Bristol en 1945 y fue educado dentro de un modelo de pensamiento progresista que lo aproximó al mundo del arte. Atraído por el jazz y por la poesía francesa, con Rimbaud en el epicentro, su primer grupo fue The Wilde Flowers, una banda formada en 1963 que , a la postre, constituiría el elemento seminal de lo que luego se bautizaría como Canterbury sound, y de los posteriores Soft Machine en particular. En tal punto se sitúa el arranque de una crónica distintiva y brillante, extendida a lo largo de más de cuatro décadas y jalonada de hitos que subrayan el fascinante microcosmos de su autor. Nombres como Kevin Ayers, Hugh Hopper, David y Richard Sinclair o Pye Hasting desfilaron en uno u otro momento por las filas de Soft Machine, nombre tomado de un texto de William Burroughs. Fué la primera aventura continua de Robert Wyatt asentado en su papel de compositor y batería. Junto a ellos, entre 1966 y 1971, trazó los mejores episodios de la trayectoria del grupo y patentó su magistral y agridulce registro vocal, suscribiendo en sus tres primeros discos una valiosa colección de rock, jazz y psicodelia. Cuando el grupo comenzó a enfilar una perspectiva más cercana al jazz-rock dominante, Wyatt fue despedido dirigiendo sus pasos hacia un desigual proyecto llamado, en venganza por la destitución, Matching Mole (traducción francesa de Soft Machine), con los que registraría un par de irregulares elepés. En ese momento, Wyatt ya había iniciado su carrera en solitario con "The End of An Ear" (1971), un debut complejo y libre en el que daba rienda suelta, aún sin pulir, a su profuso caudal compositor e interpretativo.
El 1 de junio de 1973, Wyatt asiste a una fiesta de cumpleaños en el piso de Lady June. "Vino, whisky, Southern Comfort, ventana, caída"; la descripción del propio Robert del accidente que lo condenó de por vida a una silla de ruedas es suficientemente explícita. Sustituyendo la batería por el teclado, el dolor provocado por su traumática situación y el propio deseo de autonomía y esperanza se canalizan entonces hacia esta pieza esencial llamada "Rock Bottom". El álbum destapa plenamente su visión ecléctica e irónica, onírica y real a la vez, clarividente, imprevisible y mágica, educada en las fuentes del jazz, la música latina, la africana o la asiática, atraída por las raíces y coronada por una arrebatadora voz usada como un instrumento más. Llevando los modelos del rock hacia estructuras impresionistas, aplicando una instrumentación amiga de las texturas y delineando una maravillosa trama de espacios y atmósferas como territorios naturales de expansión para sus ideas, el álbum supone una explosión de poesía e inventiva dotada de profunda densidad emocional que toma como base su sencillez expositiva y donde también tiene bastante que decir su compañera Alfreda Benge, quien se encarga de la portada e ilustraciones del álbum y en quien Wyatt se inspira a la hora de construir temas como "Alifib" o "Alifie". Viejos compañeros de aventuras de la línea de Richard Sinclair o Hugh Hopper, además de amigos como Fred Frith (Henry Cow), Mike Oldfield o un Nick Mason (Pink Floyd) que firma la producción, hacen eficaz piña con la intención de dar cuerpo y alma a esta obra maestra.
El compromiso social y político con los oprimidos, plasmado tanto su militancia en el Partido Comunista como en numerosos pronunciamientos contra la injusticia social y política, comienza a aflorar con decisión en estos años. Luego llegarían rotundos apoyos a la clase obrera, declaraciones contra el apartheid, ácidas críticas a la política neoliberal de la ultraconservadora Margaret Thatcher... Una postura personal que impregnaría el ámbito artístico de Wyatt a través de títulos y textos de posteriores entregas, en algunos casos injustamente oscurecidas por la rotunda dimensión de "Rock Bottom".
Afortunadamente, Wyatt sabe que la nostalgia es un arma de doble filo y se obstina en no concederle ni un solo metro de ventaja. De una forma espaciada que lo distancia de los rigores del mercado y paralelamente a reediciones de algunos de sus añejos trabajos o de compilaciones de
diverso contenido, sus últimos discos se han encargado de aplicar una ascendente curva hasta situarse en la cúspide de su producción.
"Shleep" (1997) lo reivindicó por enésima vez cuando algunos lo creían perdido, evidenciando con creces la vigencia de su especial carácter. Por su parte, en "Cuckooland" (2003) aplicó la enésima vuelta de tuerca a un inconfundible universo creativo en continuo crecimiento.
Mike Oldfield , guitarra eléctrica en el tema nº 6, y sin confirmar, en la nº 2

Ripeo en MP3 a 320 kbps + carátulas

Look for : RWRB

9 comentarios:

LicherChungo dijo...

Coño!!!!
El mismísimo Robert Wyatt
{quizá sea mitología falsa,
pero siempro oí que en esa fiesta
también corría el ácido lisérgico dietilamida 25, a raudales}
Este no me lo pierdo,
porque, además,
no lo tengo!!!!!!!
Bingo.
Muchísssimasssssss
Galletero Incansable

Aldoux dijo...

Mi problema personal con Robert Wyatt radica en que en mis gustos y en mi corazón fue y siempre será un baterista, uno de los mejores que haya yo escuchado, y siempre he visto su obra solista posterior al fatídico accidente con indolencia, más aún por la urticaria que me producen los artistas políticamente activos; no obstante lo respeto profundamente por su valor y entereza al hacer de tripas corazón y empezar desde cero a partir de su desgracia, y también por este enigmático disco que a ratos me recuerda mucho, no sé porqué, al Eno paisajista y descriptivo de albumes como Another Green World. Por cierto que este trabajo de Miguel al seguirle la pista a su "alter ego" (o al revés) le está permitiendo ensamblar una estupenda antología de oscuras obras maestras de la música Británica setentera. Saludos...

babelain dijo...

Pues para mi, Robert Wyatt es una "debilidad". Me fascina como se convirtió en otro músico despues de su fatal "accidente". Me gustaba antes y me gusta incluso más, después. Igual me ocurre con Kevin Ayers, su compañero en Soft Machine. Este disco es una verdadera joya (en mi oponión) y os recomiendo el último (Comicopera) para mi, una obra de arte. Los discos de R. Wyatt son "atemporales", no se quedan en un espacio limitado en el tiempo; o al menos a mi me lo parece. Magnífico disco, Miguel, que merece unas cuantas escuchas para poder pillarle un poco el tranquillo. Luego, no defrauda, al contrario, crea adicción. En mis tiempos lo ponía a menudo y hace poco he vuelto a oirlo con gusto. Saludosss.

Anónimo dijo...

Yo posteé este disco para el malogrado blog de Greg, hippidetripi...y soy un fan perdido de Robert Wyatt. ¿qué puedo decir? pues que creo que es el disco mas triste de la historia. Pero un disco imprescindible. Wyatt fue un gran baterista, no hay duda. Pero es tambien un gran músico. Quien no lo tenga claro...que escuche esto.
Jose Ignacio

LicherChungo dijo...

Pues nada, bergantín Campoviejo,
Dicho Y Hecho.
Date por perdido,
estás en manos de las tibias cruzadas.
http://leechear-es-chungo.blogspot.com/2008/12/robert-wyatt-1974-rock-bottom.html

Un amigo de Wyatt dijo...

Uno de los discos más hermosamente tristes que jamás he podido escuchar, humectante obra de arte, emocionalmente permeable y bellamente construido, tanto, como el irresistible uso vocal y tremendamente personal de Wyatt.
Realmente imprescindible, para cualquier melómano que valore lo diferencial y valiosamente amigable que puede llegar a ser la música, que no tendría que dejar la oportunidad de escuchar y luego mantenerlo en un lugar suficientemente destacado en la colección de discos, por que se trata de un disco histórico, que sobrevivirá al paso del tiempo (como todas las verdaderas obras de arte) y nunca será victima del revival caprichoso y circunstancial del éxito masivo.
Autenticidad emocional y artística al 100 %.
Y a todo aquel que se lo pueda permitir, que se compre este disco, por que vale la pena y con Robert Wyatt todavía conviene ser solidario.
10 de 10.
GRACIAS.

Miguel Campoviejo dijo...

Emotivo y descriptivo comentario, amigo de wyatt....y esa recomendación es buena, si os gusta comprad el disco.
Gracias y Saludos

淮安掼蛋(淮安惯蛋) dijo...

I will pass on your article introduced to my other friends, because really good!

katetoscopio dijo...

Nuevo pass: katetoskopio/robertwyatt