DEBRISFROMAUTHOR1.WORDPRESS.COM

.

.

sábado, 14 de junio de 2008

Jethro Tull - Minstrel In The Gallery. 2002 Remastered (1975 UK)









Si "Thick as a Brick" y "Aqualung" son discos simbólicos de JETHRO TULL en lo que respecta a la grandeza y genialidad de sus primeros años de trayectoria, "Minstrel in the Gallery" es uno de los que suscita más polémica entre fans y conocedores, por no poseer la fastuosidad traviesa del primero de los discos antes mencionados ni un constante filo aguerrido que lo asemeje consistentemente con los pasajes más saltantes del segundo. Ni siquiera tiene el colorido de "War Child", el disco anterior, pero ello es perfectamente comprensible dado que este disco fue concebido por ANDERSON en una etapa en la cual estaba lidiando con la amargura de su recién padecido divorcio. En este disco, el grupo vuelve un poco a la aspereza de discos como "Benefit" y "Aqualung", pero el tenor predominante es intimista y fuertemente basado en la presencia de la guitarra acústica: el grupo opera en varios niveles como un complemento para las reflexiones desilusionadas de un ANDERSON que oculta su tristeza y enojo bajo un velo de calma irónica y cinismo. Las letras de la segunda mitad de ‘One white duck...’ , de ‘Requiem’ y de varias secciones de la suite ‘Baker St. Muse’ resultan emblemáticas en este sentido.

Curiosamente, la pieza más popular del disco es la más explosiva. Comenzando con un anuncio teatral y un pasaje acústico de guitarra y flauta completado con ingeniosas armonías vocales, el riff de guitarra que pone a BARRE en el lugar protagónico sirve para que el ensamble ponga toda la carne rockera en el asador. Un tema con un gancho frontal exhibido con tanta energía fue por varios años una de las piezas más excitantes de los repertorios en vivo. El segundo tema, ‘Cold wind to Valhalla’, tiene un cariz exótico pronunciado por los coloridos creados por el ensamble de cuerdas, el cual ocupará un lugar importante a partir de aquí. Pero también cabe destacar el empuje que mete la guitarra eléctrica, añadiendo un punche extra a los quiebres arabescos del motivo central. ‘Black satin dancer’ supone un giro desde la jovialidad medidamente coqueta del tema anterior hacia una emotividad claroscura, llena de misterio: yo siempre he estado convencido de que esta canción es una auténtica gema perdida dentro del copioso repertorio histórico del grupo, rock embriagadoramente sombrío en clave de vals, envuelto en una compleja armazón progresiva donde los contrastes sonoros y ambientales resultan simplemente magníficos. Las sólidas apariciones de la guitarra en plena confrontación frente a la flauta durante los momentos más aguerridos proporcionan una convincente densidad al asunto: algo tan inaudito como revelador dentro de los parámetros habituales de JT.

La aureola de tristeza que se mostró de manera tan sofisticada en ‘Black satin dancer’ se reitera en ‘Requiem’ y en ‘One white duck...’ sin mayores revestimientos que los arreglos de cuerdas: ANDERSON opera prácticamente como un trovador solitario que tiene que luchar con sus propios fantasmas del desamor. La suite de 16 ½ minutos ‘Baker St. Muse’ es una suerte de compendio unificador de las sonoridades acumuladas a lo largo del repertorio precedente. Se trata de una ambiciosa pieza muy reminiscente de la magia del "Aqualung": tal vez pudo articularse mejor en varios puntos de giro, pero en general, está muy bien lograda. La evolución del motivo principal, que va desde una espartana dupla de guitarra acústica y voz hasta un ensamble rockero elegantemente acompañado por las cuerdas, está bien hilada. Cabe mencionar también la magia juglaresca de la breve sección ‘Nice little tune’, así como la cándida belleza de ‘Crash barrier waltzer’ y el primer motivo de ‘Mother England reverie’. En fin, la minúscula balada ‘Grace’ cierra el disco con esas últimas líneas de violín, tan efímeras como conmovedoras. No son pocos los que han señalado que este disco no es muy fácil de apreciar en las primeras dos o tres escuchas, y a mí me ha pasado lo mismo: pero una vez que uno termina dejándose llevar por la oferta, descubre que "Minstrel in the Gallery" es una obra máxima de JETHRO TULL.(Textos extraidos del directorio musical Manticonio.com)

LOOK FOR: GALLERY

8 comentarios:

Anónimo dijo...

que bien me viene , le tengo en vinilo como tantos ottros , pero ya no esta para muchas fiestas , ya ha tenido bastantes , podremos recuperar sus trinos alegres . saludos de fredericio8

Aldoux dijo...

En mi humilde opinión este es el gran disco de Jethro Tull después de Aqualung. Muchas gracias, no se les vé muy frecuentemente en los blogs .....

ssggaaee dijo...

Magníficos Jethro, aquí como en otros tantos albumes. Aconsejable para el que no lo haya escuchado, y para los que sí, la mayoría seguramente, pues...a descargarlo, que nunca viene mal, por supuesto. Mil gracias por este envío.

xafarder dijo...

Este fue el disco de Jethro preferido de un buen amigo y en su recuerto lo descargaré. No sea que cuando me lo encuentre le de por tararear.
Saludos.

Anónimo dijo...

Para my que soy uno admirador de Jethro, esto es un de los melhores...
Yo lo tengo a 320 Kb, y fico mucho grato a Diverk-Aqua
MUCHAS GRACIAS, AMIGOS!!!
Vital

Espantatuertos dijo...

Quien no la ha tarareado alguna vez........ Imprescindible.

venbea dijo...

Buenos dias:

¿podrias resubirlo?

Muchas gracias

katetoscopio dijo...

Nuevo pass (refresco): katetoskopio/jethrotull